Wednesday, October 10, 2012

Cuando la gente se deja seducir por la mediocridad y el resentimiento

Una lectora de Florida, Luisa Ramos, ha hecho un magnifico trabajo en traducir el texto que compuse en la noche del 7 de octubre y que llegó hasta las columnas de un conocido periodico. Solo tuve que hacer unos muy menores ajustes porque es verdad que mi pensamiento es a veces algo toruoso, lo que le da aun mas meritos a Luisa. Aquí lo tienen en castellano, para su disfrute y para los amigos que no lean en inglés.
----------------------------------------

Recuerdo que hace varias décadas, cuando llegué a EE.UU. para obtener mi doctorado en ciencias, conocí a varios iraníes. Casi que todavía olían a azafrán y somag; fue tal vez un año o dos antes de que los Ayatolas se hicieran con el poder, tal vez uno o dos años después. No importaba, todos compartían dos cosas: una visión cosmopolita del mundo y una reticencia profunda a hablar de su país, excepto por aquellas frases manidas: "Sí, las cosas están mal", "Todavía tenemos familia allí", y la que nunca faltaba: "No, creo que me quedo aquí porque, tú sabes, una licenciatura de EE.UU. te consigue mejores oportunidades aquí que allá". Era claro que ninguno quería abundar en detalles, ninguno quería admitir que nunca regresaría a su patria.

Esta noche, cuando preferí sacar a mi perra a cumplir sus necesidades de medianoche en lugar de escuchar esa voz chillona —casi de mocosa— de Tibisay, así, de la nada, me vinieron algunas de esas escenas a la mente. ¿Para qué escucharla? Cualquiera que fuera la ventaja de Chávez, ya me enteraría por Tweeter en cuanto me reconectara.

Mientras trabajaba en la cobertura del día de las elecciones me pidieron que, dependiendo del resultado, que pasaría con esta bitácora. Quería hacerlo antes de conocer los resultados así que, esta tarde, me apresuré a redactar esa entrada. Ahora, al mirar hacia atrás me doy cuenta de que, muy dentro de mí, sabía lo que iba a suceder, cómo, a pesar de todas las apariencias, algo no andaba bien. Eso es lo que me empujó a escribir tan crudamente sobre lo que haría si Chávez ganaba, porque muy dentro de mí sabía que existía esa posibilidad.

Y fue mientras mi perra y yo tomábamos el aire fresco de la noche, mientras todos mis vecinos estaban encerrados silenciosamente en sus casas y comenzaba el despliegue de fuegos artificiales en el centro, que me acordé de mis amigos iraníes de tanto tiempo atrás. No voy a seguir escribiendo esta bitácora como hasta ahora porque, al igual que ellos, mi país me avergüenza. Ahora comprendo por qué siempre trataban de evitar hablar de su país y por qué se habían esforzado tanto por hacerse tan estadounidenses como les fuera posible. Se sentían avergonzados de que sus compatriotas se hubiesen rendido ante un culto oscurantista y regresado a la Edad Media, o lo que fuera que pasara como oscurantismo de la Edad Media en la historia de Irán.

Ciertamente, la victoria de Chávez me produce molestia y algo de depresión. Pero, para decirles la verdad, me siento extrañamente aliviado porque se han tomado algunas decisiones por mí y ahora solo necesito reenfocar mi quehacer. Para entender esto tienen que recordar que soy un científico y que, a pesar de lo duro que pueda ser para nosotros, no existe tal cosa como resultados malos. Un resultado es un resultado, y punto. Le corresponde a uno encontrar lo que verdaderamente implica.

Cuando predije que Capriles saldría victorioso por 500K, rehusando dejarme llevar —dense cuenta— por los que le daban un margen de 1 millón o más, comenzando por Capriles mismo, nunca dejé de mencionar que la abstención era la clave, si no de la victoria por lo menos del margen de la victoria. Al final, mi error fue prever que la abstención no iba a ser tan alta y engañarme pensando que, como compensación, Capriles tenía la capacidad de restarle votos directamente a Chávez. No fue así. La mitad de los votantes que se abstuvieron de votar en el 2007 y el 2010, regresaron al chavismo, en lo que se dice ser la mayor asistencia a las urnas en un par de décadas.

Durante el día vi a toda esa gente votar y los primeros informes del mini CNE me preocuparon de verdad, aunque nunca mostré mi preocupación, aunque resistí la natural urgencia de las encuestas a pie de urnas recordando cómo fueron un fracaso en el 2004. La ausencia de abstención empujó a Chávez a su tercer mandato. Por lo tanto, es necesario analizar el resultado e interpretarlo.

Las personas que reeligieron a Chávez hoy saben exactamente por qué votaron. Saben del crimen y la violencia. Saben de la inflación y la escasez. Saben de la vulgaridad como modo de vida. Saben que hay prisioneros políticos, mientras la casta más corrupta de nuestra historia deambula libremente por las calles. Saben de los apagones que nunca se resolverán, de los servicios públicos que empeoran por día, comenzando por las tan cacareadas misiones gubernamentales. Entonces, ¿por qué votaron por Chávez? ¿Porque consiguieron una lavadora gratis? ¿Por la promesa de una vivienda barata y de baja calidad para la que no tendrán servicios públicos adecuados ni trabajo para mantener?

La gente que votó por Chávez votó por él por culpa de Capriles (en todo caso, lo mismo habría sucedido con Leopoldo López e incluso con Pablo Pérez). Votaron contra Capriles porque se les recordó que la educación importa, de que para avanzar en la vida es necesario mejorar, respetar algunas normas, respetar a sus vecinos. Y no pueden hacerlo o no quieren hacerlo, que para mí es el mismo resultado. En 14 años, Chávez ha transformado en virtudes los que eran los vicios de la sociedad venezolana y así, tal como lo he escrito en varias ocasiones, Chávez fue el verdadero candidato conservador, el reaccionario, por el que se vota movido por el miedo a cambiar. La gente vota por Chávez incluso aunque no tienen agua corriente o electricidad; se sienten halagados porque el presidente del país es tan defectuoso como ellos, y me refiero a defectuoso en el peor de los sentidos. Él es el que se asegurará de que siga habiendo sinvergüenzas.

Chávez no los creó; ya existían cuando asumió la presidencia. Todo lo que hizo fue reforzarles su creencia en una apreciada autorepugnancia transformada en extraña arrogancia: el resentimiento social. Es por eso que no le ves problemas a las invasiones, mientras no sean a tu propiedad. Es por eso que te aguantas las rigurosas condiciones de vida que sufrimos ahora, porque cuando te da la gana de abusar de la sociedad no necesitas sentirte culpable de hacerlo. Es verdad, no todos los chavistas son así, mas sin embargo, por alguna extraña razón, algunos todavía creen que será el estado el único que los salvará. Pero, cada día más y más se están convirtiendo en resentidos.

La dura realidad a la que nos enfrentamos —con un resultado tan claro como el 54% del 80% de los votantes—, es que el 43% de los venezolanos desprecia a la gente como yo. Tal vez no hasta el punto de matarme, pero sí hasta el punto de tratar de joderme de cualquier forma que puedan. Y, de hecho, si les dieran una oportunidad muchos no repararían en matarme. Ahora, ustedes tendrán en Venezuela todos los problemas del mundo para controlar a los empleados, para recibir un servicio acorde con lo que quieren pagar, para demandar que un servidor público haga el trabajo para el que se le designó. Porque si ustedes piensan que tienen derechos, eso ellos lo verán como un impacto directo en su comodidad.

¿Quieren que siga escribiendo acerca de esa gente?

Cuando comencé a escribir esta bitácora, en diciembre de 2002, el mundo pensó que Chávez era lo auténtico. Ahora, excepto por los arrastrados marginales, el mundo entero sabe que Chávez es un charlatán. Me gusta pensar que he contribuido bastante a formar esa opinión. Después de todo, en apenas tres años pasé de ser un bitacorita desconocido a escribir un artículo para la BBC durante las elecciones presidenciales de 2006, en el que sugerí todo lo que iba a suceder de cara a la reelección inminente de Chávez. Despues llegó el referendum del 2009 y nunca volví a ser el mismo, mis entradas cambiaron y adquirieron un cierto tono poco moderado de amargura, que anunciaba el inevitable resultado de hoy.

Afuera ahora saben que, después de 6 años desastrosos, Chávez todavía se las arregló para ser reelecto, como si nada. La pregunta que se van a hacer ahora es por qué eso es posible. Somos un país que está quedando en ridículo a nivel internacional. Y yo no quiero ser parte de eso; a mí también me da vergüenza explicar que el 40% de los que me rodean son sinvergüenzas y que a una mayoría del 60% restante más bien le falta carácter. No tengo justificación para seguir viéndome con ellos. Lo mismo que mis amigos iraníes, que se sentían avergonzados por las mujeres que allá en su país no tenían reparos en volver a usar el chador, ese velo negro mutilante, con tal de dejar clara su postura, aunque eso las humillara inmensamente. Puede que hoy se arrepientan, pero es muy tarde, así como será muy tarde para ese trozo de tal vez el 10% del electorado que puede haber votado por el chavismo por miedo a perder sus empleos o por alguna otra excusa cobarde. Están condenados a usar un chador mental y no lo saben.

Para terminar, no quiero echarle la culpa a Capriles. Él creyó en lo que hizo y lo hizo bien, seguramente demasiado bien. Su problema fue, al igual que la mayoría de los políticos de Venezuela que no tuvieron el valor de perder una elección basada en principios verdaderos, forzar a los sinvergüenzas a votar por Chávez con pleno conocimiento de causa. En su lugar, pretendieron que convencerían a la gente prometiendo un chavismo mejor, un enfoque brasileño, Lulaesco. Tal como anticipé en los análisis de las primarias, fallaron porque, al final de cuentas un sinvergüenza no va a probar con una copia cuando ya tiene el original.

¿Tengo que recordarles que en febrero voté por María Corina Machado? A ella no le habría ido tan bien como a Capriles, seguro, tal vez le habría ido mucho peor, pero por lo menos habría educado a la gente, los habría forzado a considerar la alternativa real de sacarnos de la mediocridad. La gente habría conocido un proyecto verdaderamente diferente, para que al menos cuando el chavismo caiga —que caerá tarde o temprano, con el cáncer o sin él, todos esos regímenes desaparecen—, tuvieran una idea clara de hacia dónde dirigirse, cuál es la alternativa, incluso aunque sea una alternativa que no les importe mucho. Ahora, después de la campaña de Capriles, el país entero piensa que las únicas dos alternativas válidas son el chavismo suave y el chavismo fuerte, así que nuestra agonía se prolongará innecesariamente, incluso aunque Chávez estirara la pata mañana mismo. Una vez más, perdimos nuestra opción de una educación verdadera. Y ya que hablamos de eso, si hay una cosa en la que verdaderamente fallé fue dejar que la necesidad absoluta de sacar a Chávez de Miraflores me forzara a seguir la corriente y estar de acuerdo al menos con algunas partes de las propuestas del MUD.

No voy a dejar de escribir de lo que sucederá próximamente en Venezuela, no de inmediato. Continuaré con esta bitácora por un tiempo, tratando de llegar a diciembre con el análisis electoral, escenarios y lo que sea porque igual hace un científico que lleva a cabo cualquier buen experimento, escribe una monografía incluso aunque sus intereses investigativos vayan a cambiar. En diciembre, la bitácora cumplirá diez años y quiero llegar a ese aniversario.

Pero, cuando llegue enero las cosas serán diferentes. Todavía no sé con seguridad qué será, pero una de mis metas será crear una esfera más privada y civilizada, alejada del lumpen mental del chavismo. Un refugio privado para los que quieran analizar literatura, historia, arte, música, turismo, tal vez relacionados con Venezuela. ¿Quizás artículos sobre política de América Látina? Tanto escribir a través de los años me ha atrasado en la lectura y eso no puede continuar. Tengo que refrescar mi mente. Para sobrevivir los próximos años en Venezuela, se necesita un lugar de clase, donde los bienvenidos sean unos pocos. Para empezar, restablecí la política de moderación total, así que de ahora en adelante no permitiré que chavistas ni anónimos surtidos escriban lo que les venga en gana. Escribir en la sección de comentarios será un privilegio. Lo siento si al final no tengo ni un comentario. Ya estoy más allá de eso, más allá de la competencia de las bitácoras, de las estadísticas de Google de cuantas marcas mi bitácora logro esta noche, más allá de la gloria posible de una pantalla negra en CANTV, más allá de que el JVR me nombre en Televen, más allá de entrevistas, más allá de... Y, por encima de todo, más allá de salvar a los que no quieren que los salven.

Y créanme o no, dos sentimientos coexisten en mí esta noche: depresión y alivio. Los problemas de mi país ya no son míos, aunque tenga que sufrir por ellos.


Traducido por  L. Ramos, Traductora Certificada, www.proz.com/profile/70945

9 comments:

  1. Perfectamente traducido, gracias a Luisa Ramos. Solo tengo una pregunta, referente a los iraníes en vías de americanización. Hay mención de esto:
    "...porque, tú sabes, una licenciatura de EE.UU. te consigue mejores oportunidades aquí que allí"...

    no será lo inverso? que una licenciatura de EEUU te consigue mejores oportunidades allí (en Iran) que aquí (en el mercado saturado de EEUU)?

    ReplyDelete
  2. Anonymous2:53 PM

    De ser así, ¿por qué preferían quedarse en EE.UU.? Me imagino que una licenciatura de EE.UU. en la época de los Ayatolas en Irán sería como llevar un letrero de proscrito en la frente.

    ReplyDelete
  3. Más allá de tu humana reacción personal frente a la derrota, y el camino que has elegido para reorientar tu vida después del tanganazo, me parece que este es uno de tus peores entradas en este blog. Tu "análisis político" pendula entre la ineptitud total para entender lo que pasó la noche del domingo, y el supremasismo moral que ha sido tan mala consejera en estos años. Daniel, ¿De dónde sacas tú que una campaña política es para educar al electorado? El único -ÚNICO- objetivo de una campaña política es la toma del poder. Se puede fracasar o no en esa empresa. Esta vez fracasamos sin atenuante, por cierto. Las razones de ello son múltiples y están aún por analizar. Pero esa posición principista tuya, de que hubiese sido preferible morir "en la ley de Maria Corina", no sólo es inconsecuente y está hedionda a bilis de guayabo postelectoral, sino es de las cosas más absurdas que te he escuchado decir en la historia de este blog. Verás, el objetivo de un político exitoso debe ser lograr reflejar las aspiraciones y los sueños del votante mediano, y no al revés, que es lo tu sugieres. Cuando un político exitoso logra eso, llega al al poder y desde allí -sólo desde ahí- es posible intentar transformar la realidad que nos rodea. Lo que tu sugieres es una campaña basada en el slogan "Uds son una mierda, voten por mí porque yo haré que se parezcan a mí", y eso, Daniel, es un sinsentido de proporciones homéricas.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Ya que te permites simplificar al ridículo mis palabras pues te voy a contestar sencillo.

      Políticos exitosos que ven elecciones exactamente como tu lo ves: Hitler, Peron, Chavez, Ortega y en menos exagerado, Papandreou, Bush el segundo, y otros.

      Políticos exitosos que no tuvieron miedo en perder elecciones por aferrarse a una visión o principios basicos: Churchill, de Gaulle, Reagan, Thatcher y menor medida Mitterand, Brandt y otros.

      Yo escogí mi lista. ¿y tu?

      Delete
    2. Juan CTT12:22 AM

      Omar, lo que tu sugieres es que un candidato que no se muestre como realmente es ni como realmente piensa, sino mimetizarse con el electorado y después desde el poder, hacer lo que realmente quería hacer desde un principio.

      Pregunto, no suena eso un poco lo que hecho HCF en el 98? Cuando hasta negó que no iba a ejecutar las expropiaciones, ni que iba a intentar copiar el modelo cubano. Vamos a repetir los mismos errores.

      Capriles se presentó prácticamente como una versión light del chavismo, y eso a mucha gente sencillamente no le gusto, no calo. Daniel en su momento lo advirtió. Pero la gente en las primarias dijo que Capriles era, y dijimos bueno eso es santa palabra y con Capriles vamos.

      Lo mas interesante, es que muy a pesar de todo, la alternativa redujo la brecha, ya no son 26 puntos de diferencia sino 10 puntos, y eso refleja un crecimiento que no hay que subestimarlo ni desperdiciarlo. Nuestra tarea sera mantener la disciplina, nuestra tarea sera pisarle los talones al chavismo y superarlos.

      Seguir recordandole a la gente de las promesas incumplidas, y recordarles que para conseguir algo de manera decente hay que trabajar.

      Hoy somos 45% mañana podemos ser mas.

      Delete
  4. Anonymous10:09 AM

    Todo lo que dicen es muy bonito, es mucha verdad y también mucha amargura, anoche Torrealba hablaba en "Buenas Noches", él es sensato, el reconcomio social es culpa de todos nosotros, cambiemos no a chavistas sino a abrir nuestro espíritu y forma de enender y respetar al projimo. La Maga Lee

    ReplyDelete
  5. Daniel, siento si interpretas mis palabras como una simplificación ridícula de las tuyas. No es mi intención descalificar tu opinión, sólo rebatirla. Por un lado dices que "esa gente", cómo la llamas, no votó por HCR por que se les recordó "que la educación importa, que para avanzar en la vida es necesario mejorar, respetar algunas normas, respetar a sus vecinos", cosa que estoy de acuerdo Capriles hizo. Luego pasas a llamar a "esa gente", sinverguenzas, defectuosos, algunos de ellos capaces de asesinarte si tuvieran la oportunidad, y que votaron por Chávez más o menos por que les ofrece un salvoconducto para seguir siendo la escoria social que hasta hoy han sido. El argumento en sí mismo, aparte de repugnantemente clasista, me parece caricaturesco. Verás, Daniel, caricaturesco porque pensar que hay algo intrínsecamente "malo" en el electorado que reeligió a HCH podría traer confort a nuestras atormentadas almas enguayabadas, pero sobre simplifica las complejas relaciones de un petro Estado que ahoga la individualidad, suprime la iniciativa privada y asfixia toda esfera donde se pueda ejercer y cultivar la ciudadanía. Y repugnante, no desde el punto de vista moral -que al menos cuestionable me resulta- sino porque nos condena a la inmovilidad y nos reduce al un gueto electoral muy lejos de donde estamos tratando de llegar: El Poder. Daniel, mi problema con el argumento de "yo soy demasiado bueno para este país" es que de el no se desprende ningún llamado a la acción, sino por el contrario, al ostracismo y la desesperanza (y Maiquetía). Henrique demostró que se puede hablar al mismo tiempo de progreso, iniciativa privada, trabajo productivo, respeto, educación y separación de poderes, y sí, también habló de no desmontar de inmediato el Estado Chavista de Bienestar, porque era lo único correcto y realista que se podía decir...pero a diferencia de tí, Henrique siempre se refirió al pueblo chavista con mucho respeto -mi pueblo, mis empleados públicos-, porque la única forma de hacer verdaderos inroads discursivos en las posiciones de las mayorías de este país es construyendo una opción que sea percibida como no amenazadora. Yo humildemente creo que llamar a "esa gente" "sinverguenzas" "asesinos en potencia" no es el camino para convertirnos en una opción políticamente viable (si es por los votos que queremos transformar este país). Y como yo no tengo vocación de meterme autogoles, yo le dejo el trabajo de retratarme como opción política amenazante a Mario Silva.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Omar

      El problema básico es que tu no has entendido mi post. No es que yo sea demasiado bueno para este país, es que yo no sirvo para este país. Si esa gente le gusta el país como está, bueno, allá ellos pero yo ya no soy parte ni del problema ni de la solución. Ellos no quieren oírme y yo no me quiero rebajarme al nivel que Chávez quiere que me rebaje. Ganó, que asuma su barranco.

      Te sugiero que vuelvas a leer el comentario de Juan CTT que el si ha leído mi blog en los últimos meses y el si sabe que yo critiqué la posición de Capriles en su tiempo y que después hice todo lo posible para justificarlo aunque no era la mía, en pro de la unidad y de la visión de campaña. Hasta explique por que fue una campaña admirable la de el. Cumplí. Ahora permitanme volver a mis posiciones iniciales o es que Capriles es el Chávez de la oposición y de ahora en adelante sera Chávez contra Capriles en cada elección.

      En cuanto a "esa gente". Si, lo reitero. ¿O es que no hay corruptos que joden? ¿O es que no hay gente en el sector publico que entro por palanca, que no hace un coño y que no lo sabe? ¿O es que no hay trabajadores que joden en las empresas privadas y que lo que quieren es que sean expropiadas cuanto antes, por mas que ganen y por mejor que los traten? ¿Quien creo ese idioma de resentimiento permanente? ¿Cuantos defendieron la Polar y votaron por Chávez? ¡Ese si seria un numero que quisiese saber!

      ¿Cuantos no han sido victimas del hampa y le hechan la culpa a todo menos Chávez? Después de 14 años. ¿Cuantos han sido afectados por la inflación, mirando a Mercal vació o con productos de mala calidad, forzados a comprarlos? Después de 14 años. ¿Cuanto chavista no sale corriendo con su seguro medico del estado a las clínicas privadas y que nunca puso pie en un CDI? Después de 14 años. ¿Por que se calan eso y mas? ¿Que les va a decir CUALQUIER candidato de la oposición a ver y esa gente se pone mas seria?

      Si, es verdad, no todos los 8 millones de Chávez son sinvergüenzas. ¿Quieres que juguemos con números? Que te parece 4 millones de sinvergüenzas y 4 de nariceados/obligados/caga'os pero decentes en el fondo. Como va a cambiar el discurso de Capriles para convencer esos 4 millones, si es que son tantos? Con mas "mi pueblo, mi empleado publico, mi trabajador de PDVSA? En cuanto a los otros 4 millones yo te puedo asegurar que el día que puedan quitarme mi casa, mi carro, mi empresa, lo van a hacer sin pestañear. Mira los libros de historia un poco y veras que eso es lo que nos espera. ¿Tu crees que a esos hay un discurso que les llegue?

      Delete

Comments policy:

1) Comments are moderated after the third day of publication. It may take up to a day or two for your note to appear then.

2) Your post will appear if you follow the following rules. I will be ruthless in erasing any comment that do not follow these rules, as well as those who replied to that off rule comment.

3)COMMENT RULES:
Do not be repetitive.
Do not bring grudges and fights from other blogs here (this is the strictest rule).
This is an anti Chavez blog, with more than 95% anti Chavez readers that have made up their minds long ago. Thus trying to prove us wrong is considered a troll. Still, you are welcome as a chavista to post,> in particular if you want to explain us coherently as to why chavismo does this or that. We are still waiting for that to happen once.
Insults and put downs are frowned upon and I will be sole judge on whether to publish them.

Followers