Sunday, February 20, 2011

La muerte en Venezuela: un régimen que no le pone valor a la vida humana

Ha sido algo difícil escribir sobre la reciente huelga de hambre en Venezuela. Estoy tan harto de ver que el régimen está tan dispuesto a dejar que la gente muera de hambre que estoy casi opuesto a que la gente llegue a tales extremos; sin olvidar, digamoslo sin pena, que todavía estamos en mejor situación que la gente en Egipto. Es cierto que por el camino que vamos pronto estaremos en una situación como la cubana, donde una huelga de hambre será la única herramienta de resistencia que nos quede, pero ese día no ha llegado todavía y hacer huelga de hambre como solución a todo no es conducente a nada bueno.

Tal vez estoy equivocado y la visita el viernes del ministro de interior a un grupo de los estudiantes en huelga podría probar que están teniendo algún efecto: el coraje de estos no debe ser cuestionado aunque su loco ímpetu podría serlo. Pero, insisto, de lo que escuchamos del régimen sobre lo negociable, que podrían ser puestos en libertad ciertos presos políticos, se parece mucho más a un intento de romper el frente de los huelguistas que cualquier verdadero propósito de enmienda.

El quid del asunto es que el régimen ha colocado desde hace mucho tiempo la vida humana en el departamento de rebajas. ¿Cómo se explica que Chávez no pierde el sueño por los miles y miles de asesinatos violentos que tienen lugar cada año en Venezuela? Cuando alguien tiene el descaro de decir que esos asesinatos no son su responsabilidad, entonces se sabe que no le duelen para nada.

Amén de los que mueren en las cárceles venezolanas ¡fusilados por los otros presos como si nada!

La forma en que el régimen ha malogrado las víctimas de desastres naturales desde 1999 es otra señal reveladora: nos dice que simplemente son explotadas con fines políticos y se llega a impedir la ayuda si no sirve a los propósitos del régimen. Para el recuerdo, la denegación de la ayuda de los EE.UU. en 1999 o la confiscación el año pasado de los camiones de la Voluntad Popular llenos de insumos para damnificados.

Igual de perjudicial, aunque no sangrienta, es la total despreocupación por el régimen por la fuga de cerebros y de energía joven que Venezuela está padeciendo. Para todos los efectos prácticos estas personas que salen de Venezuela en busca de mejores esperanzas bajo otros cielos deben ser también sumadas al  "número de muertos" que nunca volveremos a ver.

La realidad es que estamos tratando con un régimen que no tiene miedo en eliminar a sus opositores. En la era de la Internet y la CNN esto no ha sido tan obvio, pero todas las señales están ahí; no se equivoquen, la eliminación es una opción siempre presente para estos personeros.

1 comment:

  1. Anonymous12:32 AM

    Hoy pasé frente a dos grupos de jovenes en huelga de hambre. Siento mucho orgullo por ellos. Tienen corage y son dispuestos a dejar su vida para que tengamos un pais con JUSTICIA, como no tengo edad para juntarme a ellos los voy a ayudar llevándoles sueros y espero que mucha gente haga lo mismo y a ver si todos los apoyamos diciéndolo en viva voz sin acobardarnos por miedo al que manda. La Maga Lee

    ReplyDelete

Comments policy:

1) Comments are moderated after the third day of publication. It may take up to a day or two for your note to appear then.

2) Your post will appear if you follow the following rules. I will be ruthless in erasing any comment that do not follow these rules, as well as those who replied to that off rule comment.

3)COMMENT RULES:
Do not be repetitive.
Do not bring grudges and fights from other blogs here (this is the strictest rule).
This is an anti Chavez blog, with more than 95% anti Chavez readers that have made up their minds long ago. Thus trying to prove us wrong is considered a troll. Still, you are welcome as a chavista to post,> in particular if you want to explain us coherently as to why chavismo does this or that. We are still waiting for that to happen once.
Insults and put downs are frowned upon and I will be sole judge on whether to publish them.

Followers